Migas manchegas, las de mi mami que están deliciosas :)

La cocina manchega

La cocina manchega se caracteriza por utilizar como ingredientes productos naturales de cada comarca, muy humildes, pues eran de los que disponían los pastores y agricultores para poder llevar a cabo una jornada de trabajo muy dura por las condiciones propias del campo y la meteorología.

Estos platos son muy energéticos y nutritivos, por las razones anteriormente comentadas. Además, hay que tener en cuenta el legado culinario dejado por los frailes que habitaban los numerosos conventos que se hallan a lo largo y ancho de la geografía de esta comunidad autónoma y por otro lado, la repostería manchega con el mazapán y donde el legado árabe deja su huella de una manera deliciosa.

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, y algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.”

Las migas

Se dice que el origen de las migas es de tiempos inmemoriales al ser un plato de pastores trashumantes, gente humilde y que se extendía por toda la geografía española. Cuentan que las migas provienen de la harisa árabe y del cuscús que los cristianos imitaron con miga de pan y carne de cerdo.

Lo que resulta obvio de todo esto es que el origen de las migas no es otro sino aprovechar los restos de pan duro y para ablandarlos, añadir aceite y carne de cerdo como chorizo y panceta, ambas de bajo coste y potente contenido calorífico.

En un lugar de La Mancha

En La Mancha, las migas se comían en época de vendimia pues era un plato que aportaba calorías suficientes para soportar la dura jornada recogiendo las uvas. Además, éstas se usaban como acompañamiento.

Actualmente, las migas se pueden comer en cualquier momento, aunque se recomienda en otoño-invierno, ya sea en casa como en restaurantes y siguen siendo acompañadas de uvas y como bebida, un buen vino de la tierra, ¡cómo no!

Ingredientes para hacer migas manchegas

  • un kilo de pan del día anterior hecho trocitos.
  • una cabeza de ajos.
  • ¼ kilo de chorizo.
  • 100 gr de tocino entreverado o panceta.
  • una cuchara de pimentón (optativa).
  • 150 c.c. de aceite de oliva virgen extra.
  • agua y sal.
  • uvas.

Cómo hacer las migas manchegas

Se trocea el pan, se humedece y se pone en una fuente que cubriremos con un paño húmedo. Se reserva.

Featured image

Coger una sartén grande, con buen fondo y poner el aceite y freírlo. Una vez frito se añade la panceta y el chorizo troceados y una cabeza de ajos partida por la mitad, sin pelar ni desmenuzar.

Featured image

Una vez frito todo, se aparta y en ese aceite se fríen trozos de pan para hacer picatostes.

Featured image

Se reservan una vez fritos y se añade medio vaso de agua al aceite, con cuidado de que no salte y la sal.

Se coge el pan que habíamos reservado troceado y humedecido y se pone en la sartén. Se mueve constantemente, hasta que se va quedando suelto y no hecho una masa.

Para facilitar que no se quede amasado, se ponen los picatostes y así el pan se va soltando más fácilmente.

Cuando estén sueltas las migas totalmente, con un color más dorado que blancuzco, se apartan del fuego y se sirven, acompañándose de trozos de la panceta y chorizo así como de uvas.

Featured image

Algunos trucos para hacer migas

Si se añade el pimentón, debe ser en el aceite que se obtiene tras freír la carne y el color final de las migas será más oscuro, como tostado.

Hay que hacer todo a fuego lento, con mucha paciencia, para obtener un buen resultado pues si tratamos de acelerar el proceso, las migas quedarán crudas.

Siempre saben más ricas si se hacen al aire libre que en el interior de una cocina así como si se hacen con leña preferentemente a cocina de gas o vitrocerámica.

Por su alto contenido en calorías, no conviene comerlas muy a menudo o en grandes cantidades.

“He oído decir a mi señor Don Quijote que el escudero de caballero andante ha de comer hasta no poder más, a causa de que se les suele ofrecer entrar acaso por una selva tan intrincada que no aciertan a salir de ella en seis días”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s