Receta de Pollo con queso a las tres pimientas

Se trata de un plato muy fácil de elaborar y que consta de ingredientes muy asequibles: pechuga de pollo, tomates, aceite extra virgen, pimienta, la reina de las especias, en grano para moler y orégano. Por supuesto, el queso no puede faltar y se puede poner el que más le guste a cada uno: con mayor o menor sabor, cuerpo y contenido calórico. Al gusto del consumidor totalmente, aunque se recomienda hacer con queso manchego semi curado y mezclarlo con queso manchego fresco.

Ingredientes

Para seis personas:

3 pechugas de pollo fileteadas muy fino

3 tomates grandesmaduros

Queso manchego semi curado y fresco cortado fino

Orégano

Sal

Pimientas en grano para moler (negra, blanca y roja)

Aceite extra virgen

Realización del plato

Precalentar el horno a 180º diez minutos y mientras tanto, preparar una fuente de cristal apta para horno, mejor grande y poco alta.

Poner un chorreón de aceite extra virgen en el fondo de la fuente, que quede cubierta entera, espolvorear orégano y poner una capa de tomate cortado fino en rodajas. Salpimentar y colocar sobre los tomates los filetes de pechuga de pollo.

Añadir una fina capa de aceite sobre el pollo, no tiene por qué ser por todo completamente sino sobre algunas de las pechugas.

Poner una capa de nuevo de tomate en rodajas y volver a salpimentar y espolvorear de orégano.

pollo al queso. paso 1

Introducir en el horno, a la misma temperatura que el precalentamiento, y hornear durante unos quince minutos.

Comprobar con un palillo mondadientes que el pollo está bien hecho por dentro.

Colocar una capa de queso cortado en triángulo o loncheado sobre la capa de tomate. Mezclar los diferentes tipos de queso y, con el molinillo, moler las pimientas en grano sobre el queso.

pollo al queso. paso 2

Gratinar hasta que esté bien fundido y dorado el queso.

pollo al queso. paso 3

Trucos

Si se dispone de poco tiempo, o no se tiene horno, se puede hacer en el microondas. Recuerde para ello tapar la bandeja con un protector para microondas y así se evita que se quede demasiado seco. En cinco minutos a toda potencia tendrá hecho el plato.

Si dispone de varios quesos en el frigorífico aproveche lo que tenga y mézclelos troceados, el resultado será magnífico, cuantos más, mejor.

No se preocupe si al terminar la cocción ve que hay mucho líquido y que el pollo ha encogido de su tamaño original, es lo normal pues los tomates sueltan su jugo y se mezcla con el aceite. Coja un trocito de pan y haga barquitos en la salsita resultante, ¡es deliciosa!

 

DSC02886

 

Anuncios