Receta de Tomates rellenos de jamón serrano y huevo.

Receta fácil y barata pues sólo necesitamos tomates, jamón serrano, huevos y queso para fundir y gratinar.

Lo primero que hay que hacer es quitarle la parte de arriba a los tomates para poder vaciarlos y sacarles la pulpa. Una vez que lo hayamos hecho, los ponemos boca abajo en un plato para que escurran bien.

Después, salpimentamos un poco por dentro de cada tomate y añadimos orégano o albahaca fresca, al gusto.

Procedemos al relleno, nada más fácil que hacer tiritas de lonchas de jamón e ir rellenando así los tomates. Cuando estén medio rellenos, echamos un huevo fresco y ya está. Fácil, eh. 

Una vez rellenos, los ponemos en el horno a 180º durante cinco o diez minutos. Todo dependerá del tipo de tomate, si es demasiado blando, poco tiempo, si es de los duros, pues más tiempo. Comprobamos con un palillo mondadientes que está prácticamente hecho y coronamos los tomates con queso al gusto. Lo ideal es mezclar varios tipos de queso, lo que se tenga en el frigorífico está bien.

Volvemos a meterlos en el horno y los ponemos a gratinar.

Imagen

 

 

Imagen

Esta receta admite muchas variantes, tantas como rellenos nos apetezcan: atún, champiñones, otras verduras al gusto, etc. Todo es cuestión de probar y, por qué no, de mezclar.

¡Qué aproveche!

Anuncios

Receta de Pollo con queso a las tres pimientas

Se trata de un plato muy fácil de elaborar y que consta de ingredientes muy asequibles: pechuga de pollo, tomates, aceite extra virgen, pimienta, la reina de las especias, en grano para moler y orégano. Por supuesto, el queso no puede faltar y se puede poner el que más le guste a cada uno: con mayor o menor sabor, cuerpo y contenido calórico. Al gusto del consumidor totalmente, aunque se recomienda hacer con queso manchego semi curado y mezclarlo con queso manchego fresco.

Ingredientes

Para seis personas:

3 pechugas de pollo fileteadas muy fino

3 tomates grandesmaduros

Queso manchego semi curado y fresco cortado fino

Orégano

Sal

Pimientas en grano para moler (negra, blanca y roja)

Aceite extra virgen

Realización del plato

Precalentar el horno a 180º diez minutos y mientras tanto, preparar una fuente de cristal apta para horno, mejor grande y poco alta.

Poner un chorreón de aceite extra virgen en el fondo de la fuente, que quede cubierta entera, espolvorear orégano y poner una capa de tomate cortado fino en rodajas. Salpimentar y colocar sobre los tomates los filetes de pechuga de pollo.

Añadir una fina capa de aceite sobre el pollo, no tiene por qué ser por todo completamente sino sobre algunas de las pechugas.

Poner una capa de nuevo de tomate en rodajas y volver a salpimentar y espolvorear de orégano.

pollo al queso. paso 1

Introducir en el horno, a la misma temperatura que el precalentamiento, y hornear durante unos quince minutos.

Comprobar con un palillo mondadientes que el pollo está bien hecho por dentro.

Colocar una capa de queso cortado en triángulo o loncheado sobre la capa de tomate. Mezclar los diferentes tipos de queso y, con el molinillo, moler las pimientas en grano sobre el queso.

pollo al queso. paso 2

Gratinar hasta que esté bien fundido y dorado el queso.

pollo al queso. paso 3

Trucos

Si se dispone de poco tiempo, o no se tiene horno, se puede hacer en el microondas. Recuerde para ello tapar la bandeja con un protector para microondas y así se evita que se quede demasiado seco. En cinco minutos a toda potencia tendrá hecho el plato.

Si dispone de varios quesos en el frigorífico aproveche lo que tenga y mézclelos troceados, el resultado será magnífico, cuantos más, mejor.

No se preocupe si al terminar la cocción ve que hay mucho líquido y que el pollo ha encogido de su tamaño original, es lo normal pues los tomates sueltan su jugo y se mezcla con el aceite. Coja un trocito de pan y haga barquitos en la salsita resultante, ¡es deliciosa!

 

DSC02886

 

Carpaccio de Tomates

 Una alternativa a la típica ensalada. Original, económico y delicioso: el carpaccio de tomates.Imagen

De todos es sabido que el tomate es un alimento nutritivo y refrescante que, por su sabor y bajo precio, forma parte de la dieta mediterránea en general además de poder ser utilizado como comodín en multitud de platos ya que se puede consumir crudo, frito, cocido, asado o a la parrilla e incluso beberlo en forma de zumo. Es una hortaliza que acepta casi todas las opciones para ser cocinada y consumida. 

Ingredientes para el Carpaccio de Tomates

Para seis personas:
10 tomates rojos de ensalada, duritos
100 gr de queso parmesano en escamas o queso manchego viejo
1 diente de ajo
Aceite de oliva extra virgen, si puede ser, variedad hojiblanca
El jugo de un limón
Algunas hojas de albahaca fresca
Sal y pimienta de molinillo

Preparación y montaje 

Tras lavar y secar los tomates se cortan en láminas finas, lo más posible. Se frota con el diente de ajo un plato llano grandote y se van poniendo las rodajas de tomate algo superpuestas. Se coge el zumo del limón y se riegan los tomates, unas gotitas bastan encima de cada rodaja y un chorreón generoso del aceite también por encima de los tomates. Se salpimenta al gusto y se cubre con plástico de cocina para que macere durante una hora más o menos.

Cuando se vaya a servir es cuando se ponen las escamas de queso por encima y después, la albahaca lavada y cortada en trocitos pequeños por encima de todo.

¡Qué aproveche!